martes, 7 de julio de 2009

La apuesta fallida

Al vincular su ejercicio de gobierno con la campaña electoral de su partido, el Presidente Calderón recibió una respuesta inesperada en la elección: fue reprobado con todas su letras. Más allá del cálculo fallido, llama la atención qué es lo que peor ven de su administración los electores: el manejo de la crisis económica con el consecuente impacto en el empleo y en la disminución generalizada del poder adquisitivo; la (mal)intencionada mescolanza moral de su confesión religiosa con el ejercicio de gobierno; o su "cruzada" contra las drogas.

De estas tres opciones, me quedo con la última. Los resultados están a la vista de todos, y hasta la mochería más ñoña tiene sus límites en México.

1 comentario:

saulcabrera dijo...

El primer error de los gobiernos de acción nacional es la soberbia.

El Presidente del Empleo pretende reactivar la economía por el camino de la violencia, el negocio de las armas sigue la premisa de que "el que juega, con juego se quema" y seamos realistas los mexicanos no sabes jugar a la guerra, triste ver un Michoacán incendidado.

Triste ver que el Presidente no quiere aprender la lección.