martes, 26 de mayo de 2009

Se trata de cuál, y cuándo.

Del cáncer he oído que aun cuando todos queremos evitarlo, pocos son los que pueden librarse de él. Se trata, en realidad, de descubrir cuál, y cuándo, nos va a llegar.

La noticia de este año es que empecé a desarrollar un cáncer de piel. Al principio parecía que se trataba del menos malo de los de su tipo, pero después de una cirugía resultó que es uno de los peores, por lo que escribo esto entre otra sesión de quirófano.

Mi pronóstico es bueno, por fortuna. Lo detectamos en su fase más temprana, incluso de forma previa a su desarrollo maligno, y estoy contento por esto. Es sorprendente cómo, ante la adversidad, uno de los mejores mecanismos de defensa que tenemos está en el optimismo.

Pero es imposible no pensar en lo frágiles que somos. Paradójicamente, la vida ahora parece más luminosa que nunca. Es preciso aprovecharla hasta sus últimas consecuencias, entonces.

5 comentarios:

monserrat loyde dijo...

¡y tienes el privilegio de estar en buenas manos!

Francisco Negrete dijo...

Uff, cuídese, Jorge.

JHT dijo...

Si hombre, en las mejores manos. A eso se le llama "no hay mal que por bien no venga". Gracias Francisco. Ese es mi plan.

JRLRC dijo...

Mi estimado (y respetado), no estaba al tanto de esta nueva circunstancia tuya. Va un abrazo fuerte con mis mejores deseos para ti,

JR.

Carmen Tinajero dijo...

Somos tan frágiles es cierto y cuando nos damos cuenta advertimos que esa es nuestra fuerza. Es viernes son casi las doce de la noche y supimos tu papá y yo que se nos había pasado el día de tu operación sin hablarte como si lo hubiéramos borrado para no sufrirla o estando tan seguros de que todo saldría bien que no necesitábamos decir nada, sin admitir nuestra angustia. Te queremos mucho mama a